Blades

A Rubén Blades le parece bien la película El Cantante. / Fotos archivo

Erika Díaz García ediaz@estrelladepanama.com

Rubén Blades tocó la fama hace 30 años, de la mano de Willie Colón. Juntos hicieron historia en la discografía latinoamericana con trabajos como “Siembra” y “Maestra vida”. Ayer, Blades dijo que no se subía más nunca a una tarima con Colón.
Todo por el pleito legal que comenzó en el 2003, cuando ambos celebraron con un concierto en Puerto Rico, los 25 años de Siembra, uno de los álbumes más vendidos en Latinoamérica, por tener temas como Pedro Navaja, Siembra, Plástico y Buscando guayaba.

En el programa Debate Abierto, de RPC Televisión, Blades dijo que a él le dan una patada una sola vez, refiriéndose a la demanda que le puso Colón por el incumplimiento de un pago por el concierto de 2003.
El cantautor panameño, actualmente ministro de Turismo, reconoció que contactó a los abogados Arturo Martínez y Robert Morgalo para que lo representara tanto a él como a Colón en el contrato para el espectáculo de los 25 años de Siembra. Al final, los abogados recibieron el dinero de los promotores de Puerto Rico y no terminaron de pagarle ni a él ni a Colón, sostuvo.

“Me sentí mal porque yo fui quien consiguió a los representantes”, apuntó.
Para arreglar el asunto, Blades dijo que le propuso a Colón que montara otro concierto y que él (Blades) cantaría gratis, pero el trombotista puertorriqueño no quiso. Incluso, el ministro de Turismo reveló que tuvo que pedirle prestado dinero a Gilberto Santa Rosa para pagarle a los músicos que lo acompañaron en el concierto de 2003. Según comentó, sus abogados en Puerto Rico le propusieron que pidiera la prescripción del caso, a lo cual se negó. Quiero ir al juicio para que se aclare todo y quede constancia que nunca hice nada incorrecto, anotó Blades.
“Yo le debo mucho a Willie, pero él también se benefició conmigo. Todo el mundo se acuerda de Pedro Navaja y nadie se acuerda de Cheche Colé”, sostuvo el ministro, refiriéndose a los trabajos que hicieron en las décadas de los 70 y 80.

El cantante

Rubén Blades también recordó cómo fue que el tema El Cantante, compuesto por él, terminó siendo un éxito interpretado por el fallecido Héctor Lavoe.

Héctor estaba perdiendo popularidad por los problemas que le ocasionaba su adicción a las drogas. Por eso, Willie Colón le pidió a Blades que compusiera algo potente para ayudar a Héctor. Blades ya tenía El Cantante para cantarla con la orquesta de Willie Colón, pero decidió cederla a Héctor Lavoe. “La letra de esa canción —que fue llevada al cine por Marc Antony y Jenifer López— se apegaba más al drama de la vida de Héctor Lavoe que a la mía”, comentó. Y si se recuerda que Lavoe intentó sucidarse, sufrió la muerte de su hijo y finalmente el sida le quitó la vida, quizá se entienda por qué a él le quedó mejor cantar: “Y nadie pregunta / si sufro si lloro / si tengo una pena /que hiere muy hondo. Yo soy el cantante / porque lo mío es cantar / y el público paga / para poderme escuchar”